” Málaga cuenta con una Big Band de la que puede sentirse orgullosa “

¿Un proyecto musical insostenible? Para nada; más bien todo lo contrario. Málaga cuenta con una big band de la que puede sentirse orgullosa, un grupo que lleva cinco años recorriendo distintos escenarios de toda la provincia para recuperar el espíritu de las grandes orquestas de swing de los años 40 y 50. Una formación que surge en el seno de los conservatorios de la ciudad, que tiene un disco en el mercado y que hoy actúa por primera vez en el Festival de Jazz de Málaga. El director y arreglista de La Insostenible Big Band, que en la actualidad cuenta con 26 músicos, es Antonio Lara, que expresa la «gran ilusión» con la que se enfrentan (esta noche, en el Teatro Echegaray, a las 21.00 horas) a este reto.
Una actuación para la que las entradas se agotaron hace semanas y en la que el público asistente podrá contemplar los avances en el terreno jazzístico de «una banda de jóvenes con una gran calidad musical y artística, que presenta un repertorio con mucha fuerza y ritmo para que el público no deje de vibrar durante toda la actuación».
Será una noche inolvidable la que propiciará sobre las tablas del Echegaray este grupo, que cuenta con las habituales secciones de viento (metales y maderas), bajo, guitarra, batería, piano (Ignacio Doña, subdirector de la banda) y voz (Raquel Pelayo). Todo ello bajo la dirección del maestro Lara, que recuerda cómo esta big band se creó «como asignatura optativa en el Conservatorio Manuel Carra durante el curso 2004-2005. No sabíamos cómo iba a ser el resultado, pero la implicación de algunos profesores y del alumnado, que mostró su gran calidad interpretativa, nos animó a iniciar este proyecto». Una iniciativa que ha estado apoyada desde el principio por el Centro Cívico de la Diputación Provincial de Málaga y por el Conservatorio Maestro Artola de la ciudad.
El equipo directivo del centro, los profesores, los alumnos y también los padres de estos jóvenes acogieron con entusiasmo la idea de dar vida a La Insostenible Big Band, que en 2005 empezó a viajar por toda la provincia y por algunos escenarios de Andalucía para presentar su música. El repertorio clásico de grandes orquestas de swing como las de Benny Goodman, Glenn Miller o Count Basie es la base de su trabajo, recogido en el disco ‘Jazz’tamos aquí’.
Una música que, según Antonio Lara, «ha tenido una gran acogida por parte del público y que está abierta a todo tipo de público, joven y menos joven, como sucede con la música clásica. Nosotros consideramos que el swing, el boogie, el foxtrot, el charleston. el jazz en general es para todos los espectadores y siempre nos responden muy bien», sentencia.
Escuela de jazz para niños

El objetivo de La Insostenible Big Band no es lucrativo, «ya que vivir de esto es muy difícil, solo pretendemos disfrutar al tiempo que profundizamos en el estudio y la difusión del género», advierte Lara. Y para ello también han puesto en marcha una Escuela de Jazz para niños, con el patrocinio de la Fundación Musical de Málaga. Algunos miembros de la agrupación ejercen como profesores en esta escuela, «con la que pretendemos introducir en este tipo de música a jóvenes estudiantes de los distintos conservatorios y bandas de música». Una iniciativa con la que ya se han presentado en el Centro Cívico y en el Teatro Cervantes, y con la que en diciembre estarán en la plaza de la Constitución en el ciclo de Música en Navidad.
Antonio Lara reclama «más apoyo institucional por parte de los organismos oficiales» para desarrollar esta labor y también para el jazz en la provincia, «ya que aquí tenemos muy buenos músicos».

Rafael Cortés | diariosur.es